euskadi.eus

Estás en:
  1. Inicio
  2.  
  3. Gizonduz
 

Entrevista: movimiento #mamiconcilia y #papiconcilia

En abril de 2014 surge el movimiento #mamiconcilia a raíz de un ebook del mismo nombre impulsado desde la plataforma “Mujeres Directivas”, una comunidad de directivas que pretende reflexionar sobre cuestiones de capital importancia para este perfil profesional. Seis meses después, en noviembre de 2014, se suma la iniciativa #papiconcilia, un nuevo ebook que recoge testimonios en primera persona de padres (no necesariamente directivos) que se implican de forma corresponsable en la crianza de los hijos e hijas y las tareas del hogar.

 

Usúe Madinaveitia, creadora de los movimientos #mamiconcilia y #papiconcilia

 

1.- ¿Nos podéis contar con más detalle de dónde y por qué surgen estos movimientos?

Cuando faltaban tres semanas para incorporarme tras la baja de maternidad me invitaron a irme de la empresa en la que trabajaba. Entonces no podía quitarme de la cabeza una pregunta que era: ¿Cómo hacen las mujeres directivas para conciliar la vida laboral con la personal? Y decidí preguntárselo.

El Día de la Madre de 2014 lanzamos un ebook que recogía 28 testimonios de mujeres directivas sobre conciliación y se convirtió en trending topic en twitter, en un solo día consiguió más de 700 descargas y despertó el interés de los medios de comunicación. Desde entonces no ha habido un mes en el que no hayamos salido en los medios.

A pesar de la buena acogida, había voces críticas que reclamaban la existencia de un #papiconcilia. Así, seis meses después, lanzamos un nuevo ebook que recogía el testimonio de 24 padres que se implican de forma corresponsable en la crianza de los hijos y las labores domésticas.

El Día del Padre de 2015 lo relanzamos con un total de 46 testimonios y la posibilidad de adquirirlo en papel (http://amzn.to/2m9zGn4). Con esta segunda edición descubrimos que empezábamos a influir en la gente porque dos de los co-autores comentan que gracias a leer la primera edición de #papiconcilia se habían decidido a solicitar teletrabajar o una reducción de jornada en el trabajo.

El Día del Padre de 2016 cerramos el círculo lanzando #papiconcilia directivos, http://papiconcilia.com/ esta vez sí con testimonios de 12 padres que ocupan cargos de alta responsabilidad en 7 importantes empresas. Ellos tienen el poder de cambiar las cosas dentro de las organizaciones. Su ejemplo es fundamental y nos pareció importante llamarles a este ejercicio de introspección. Ahondaron en los frenos con los que se encuentran para conciliar, reflexionaron sobre las soluciones que ponen y además listaron hasta 20 cualidades o habilidades http://mamiconcilia.com/la-paternidad-plus-la-empresa/  que nacen o se potencian con la paternidad como el trabajo en equipo, la capacidad de escucha y de negociación, la empatía, la paciencia, el sentido del humor, la organización y gestión eficaz del tiempo…

 

2.- ¿Cuáles son vuestros objetivos? Plataforma de madres, de padres… por separado y a la vez trabajando de manera coordinada. Por qué no un movimiento conjunto? ¿En qué basáis la diferencia entre los dos?

Nuestro principal objetivo es dar visibilidad a las dificultades que existen a día de hoy para conciliar la vida laboral, personal y familiar y servir de inspiración tanto a las personas a nivel individual como a las empresas y partidos políticos para conseguir poco a poco una sociedad en la que ser un profesional de éxito no esté reñido con ser persona.

Es importante señalar que la conciliación nos atañe a todos, no solo a quienes que tenemos hijos e hijas.

Estas ideas están recogidas en nuestro manifiesto, http://mamiconcilia.com/manifiesto/ que os invitamos a leer, firmar y difundir.

Los movimientos #mamiconcilia, #papiconcilia y también #miempresaconcilia trabajan de forma coordinada. El movimiento #mamiconcilia es el nombre genérico que engloba a los tres, porque fue el que dio origen a todas las iniciativas que vieron detrás y además, porque todavía a día de hoy, en una sociedad patriarcal, las madres lo siguen teniendo más difícil para conciliar.

No diferenciamos entre los tres movimientos salvo cuando “lo exige el guión” para trabajar un tema que afecta específicamente a mujeres, a hombres o a las políticas de gestión de personas de las organizaciones. En cualquiera de los casos siempre intentamos aportar la visión global que tenemos gracias a los más de 200 testimonios recopilados en estos tres años. 

 

3.- ¿Habéis impulsado diferentes campañas ligadas al tema de la conciliación. Dónde situáis vuestras demandas en esta materia?

En primer lugar en conseguir un cambio social, cultural y empresarial en el que podamos trabajar sin renunciar a nuestra condición humana.

Después en situar a las niñas y a los niños en el centro de la sociedad, como ciudadanos del mañana, y pensar en ellos a la hora de diseñar medidas de conciliación. Y en este sentido reconocer la labor social que realizamos padres y madres invirtiendo nuestro tiempo y recursos en las personas que decidirán nuestro futuro.

Defendemos la propuesta de la PPiiNA para conseguir que los permisos parentales sean iguales, intransferibles y pagados al cien por cien, lo que sin duda ayudará a terminar con el reparto tradicional de roles en el que el hombre era el encargado de traer el dinero a casa y la mujer la encargada de las tareas domésticas y los cuidados, cosa que con la incorporación de la mujer al mundo laboral deja de tener ningún sentido.

En el ámbito laboral, buscamos naturalizar el trabajo por objetivos y la flexibilidad tanto espacial (teletrabajo) como temporal y acabar con el presentismo. Para ello lanzamos nuestras campañas #salantesdecurrar http://mamiconcilia.com/productividad-y-motivacion-laboral-salantesdecurrar-dia-de-salir-antes-de-la-oficina/ y #salpuntual http://mamiconcilia.com/que-es-salpuntual/ respectivamente.

 

4.- Algo importante de vuestro movimiento es compartir testimonios en primera persona sobre vuestras vivencias en el ámbito personal y en las dificultades para compaginarlo con lo laboral. ¿Podéis detallar mejor esta estrategia?

En estos tres años hemos comprobado que el hecho de dar visibilidad a historias sobre conciliación ayuda al ciudadano, le acompaña y además le empodera para coger las riendas de su vida, establecer prioridades y tomar medidas que provocan cambios, porque creemos que la conciliación empieza en cada una y uno de nosotros. Y que  pequeños cambios a nivel personal puede provocar grandes cambios a nivel social. Este movimiento social, surgido a partir de mi inquietud personal, es un ejemplo de ello.

Los testimonios de denuncia han servido para sacar a la luz temas que eran tabú como la discriminación laboral por maternidad y cada vez más también por paternidad (contamos con testimonios de hombres que han sido despedidos de sus trabajos por solicitar la reducción de jornada por cuidado de menores de 12 años, un derecho que tenemos por ley). Esto nos ha permitido sentarnos con algunos partidos políticos y hacernos oír.

Nos consta que los testimonios más positivos sirven de inspiración e invitan al cambio. Recibimos mails a menudo dándonos las gracias por nuestra labor.

Además compartimos buenas prácticas empresariales http://miempresaconcilia.es/ en voz de las personas empleadas porque confiamos en que sirvan para contagiar a otras empresas y a la larga también para que se conozca cuáles son las empresas que están facilitando la conciliación de la vida laboral, personal y familiar para que la cuidadanía pueda premiarlas con sus decisiones de compra.

Cualquier persona puede compartir su testimonio en nuestra plataforma. No dejéis de hacerlo. http://mamiconcilia.com/comparte-tu-testimonio/

 

5.- Las cifras nos muestran que a pesar de que hay algunos cambios en positivo, los usos del tiempo de mujeres y hombres nos indican que la igualdad está lejos de conseguirse. ¿Por dónde tienen que ir las propuestas para que los hombres se impliquen más en este terreno?  ¿La administración trabaja por impulsar otras líneas para facilitar la conciliación y corresponsabilidad?

Creemos que normalizar la situación de los cuidados, tanto a menores como a mayores, y los trabajos domésticos por parte de los hombres es fundamental. Y para ello hay que visibilizar historias de hombres que sirvan de ejemplo. Y es en este terreno donde estamos intentando aportar nuestro granito de arena.

A nivel legislativo ayudaría mucho que los permisos fueran iguales, intransferibles y pagados al cien por cien como defiende la PPiiNA porque los hombres crearían vínculos de apego con sus hijos e hijas desde pequeños y se familiarizarían con los cuidados y las tareas del hogar de forma natural. Los hombres se volverían más empáticos, sensibles y corresponsables. Disminuirían los índices de violencia, aumentaría la esperanza de vida masculina, educaríamos a nuestros hijos e hijas en igualdad y corresponsabilidad, disminuiría la discriminación laboral a la mujer, etc.

Sin embargo el Gobierno acaba de vetar los permisos iguales e intransferibles alegando que no hay presupuesto, sin tener en cuenta el dinero que ahorraríamos en otras partidas con esta ley.

 

6.- ¿Y las empresas cómo se sitúan en este tema? ¿Qué tienen que perder y ganar con la conciliación?

Las empresas tienen mucho que ganar. El certificado EFR (Empresa Familiarmente Responsable) que concede la Fundación Masfamilia a empresas que cuentan con un modelo de gestión de la conciliación incluye más de 50 indicadores que demuestran que las medidas de conciliación incrementan la felicidad de las personas y mejoran el clima laboral, repercutiendo positivamente en la productividad y los resultados de la empresa.

 

7.- Cada vez hay más voces y plataformas que solicitan un cambio normativo que implique  el aumento de permisos para los hombres para lograr una mayor implicación en la crianza y el cuidado. ¿Cuál es vuestra opinión al respecto? ¿Existe algún modelo qué pueda ser referencia?

He explicado anteriormente nuestra posición totalmente a favor de la propuesta de la PPiiNA.

En Islandia, que es el país más avanzado en esta materia, los padres tienen tres meses de permiso y lo cogen para cuidar a sus bebés. Pero si se aprobara en España la medida, seríamos un país pionero y estaríamos a la cabeza en cuanto a permisos igualitarios se refiere.

 

8.- ¿Cómo veis las nuevas generaciones?  A menudo los medios de comunicación nos trasladan la idea de que adolescentes y jóvenes perpetúan los comportamientos sexistas. ¿Pensáis que no hay cambios positivos entre las y los jóvenes? ¿Y los hombres? ¿Qué se puede hacer para combatir las resistencias para avanzar hacia posiciones más igualitarias?

Tengo la misma percepción que vosotros basada en la opinión que nos trasladan los medios de comunicación y en el voz populi. Y además encuentro un motivo que lo refrenda: las dificultades para conciliar vida laboral con familiar hacen que un alto porcentaje de niños y niñas esté siendo criado por cuidadoras de países más machistas que el nuestro o por abuelos que educan en los valores del pasado, donde es la mujer la que se encarga de todo lo relacionado con el cuidado y las tareas domésticas.

Creemos que el cambio se producirá cuando los padres y madres puedan dedicar tiempo por igual a sus hijas e hijos y educar con su propio ejemplo en la corresponsabilidad y el respeto.

 

 


     

Compromiso con las personas